Recursos Humanos Overshare

The Overshare Show

El responsable de Recursos Humanos como Job Community Manager


Internet fue desde su inicio un sistema de comunicación social. El primer sitio donde muchas personas podían relacionarse con muchas personas a través de la tecnología. Sin importar la ubicación, ni la distancia, ni el momento, internet permite mantener “conversaciones” y establecer relaciones entre personas. Esto ha supuesto una transformación evidente en nuestras maneras de comunicarnos y en multitud de tareas tanto laborales como de nuestra vida privada. 

Recursos Humanos no puede ser ajeno a estos nuevos hábitos emergentes gracias a las tecnologías de la Información y la Comunicación. Si Recursos Humanos se ocupa de las personas que trabajan en una organización, de su selección, formación y desarrollo, de las relaciones que deben establecer con otros miembros de la organización, de hacerles conocer cuáles son en cada momento los objetivos y valores de la empresa, etc, las herramientas que proporciona la llamada Internet Social, se convertirán en herramientas imprescindibles para la Gestión del Talento en tiempos de redes y de la economía de la colaboración.

Y en este sentido los especialistas en Recursos Humanos de cualquier organización deben incorporar las funciones del “Gestor de Comunidades”, del “Community Manager” al ejercicio de su labor.



Extrapolando las funciones de Community Manager a las que deben abordar los “Gestores del Capital Humano”, los futuros técnicos de Recursos Humanos, el “Community Manager” de las Relaciones Internas de una Organización, deberá abordar las siguientes tareas:

  • Pasar de un reclutamiento y selección TRANSACCIONAL a un Reclutamiento y Selección RELACIONAL.
  • Ocuparse de  la Gestión de la Información y de la Curación de Contenidos.
  • Transitar desde la INTRANET a la RED SOCIAL CORPORATIVA, construyendo la INTELIGENCIA COLECTIVA de la ORGANIZACIÓN.


Hasta hace poco cuando una organización necesitaba seleccionar nuevos colaboradores redactaba una oferta de trabajo que insertaba en los anuncios de prensa o los portales de empleo y los candidatos respondían a esa oferta enviando sus currículums vitae. Se trata pues de una selección transaccional en la que la empresa ofrece un puesto de trabajo y el interesado presenta su candidatura, sin posibilidad de establecer una relación previa a selección que permitiera un conocimiento previo ni de la empresa, ni del candidato.

La Selección Relacional parte de la premisa de esta previa relación con el candidato, antes de que exista la necesidad de cubrir un determinado puesto de trabajo. Ya no sólo se dará visibilidad a una oferta de empleo a través de anuncios o portales de empleo, una empresa puede abrir su perfil en las diferentes redes sociales para mantener informados a los posible interesados de sus valores, objetivos y “maneras de hacer” de forma que cuando necesite cubrir un puesto de trabajo sean los propios candidatos que, conociendo el estilo de trabajo y las características de la empresa deseen trabajar en ella.

Y la empresa puede ver en esas mismas redes sociales cómo se manifiestan, en qué son especialistas, lo que comparten, a quién siguen, los posibles candidatos. La Selección Relacional se centra en escuchar a los candidatos, identificar los que sean más afines a los valores de la empresa, y entrar en relación con ellos antes de que se produzca la necesidad de contratación.

Al igual que los métodos tradicionales de reclutamiento y selección, el uso de las redes sociales también permite evaluar la experiencia y competencias profesionales del candidato, además de la red de contactos que maneja. De esta manera el Job Community Manager podrá saber si su perfil profesional se alinea con la cultura corporativa.

En el mismo sentido el Job Community Manager debe acudir a los profesionales de la organización para mejorar sus sistemas de reclutamiento y selección. Es lo que ha venido a llamarse reclutamiento mixto, que puede darse en organizaciones cuyos empleados se sientan fuertemente implicados en la consecución de los objetivos de la empresa y representantes de sus valores. Uno de los mejores sistemas de reclutamiento relacional será precisamente a través de las interacciones que los propios empleados y colaboradores establezcan en las redes sociales. 


El “Community Manager” de las Relaciones Internas de una Organización, se ocupará también de que la información circule de manera fluida a través de toda la organización y de filtrar toda la información necesaria para la permanente actualización de la organización y sus profesionales que llega a través de Internet. Es lo que se ha venido a llamar “CURACIÓN DE CONTENIDOS”, tomando el nombre de la traducción literal del inglés que llama “curator” a lo que en español llamamos “comisario de exposiciones”, que es quien selecciona las obras relevantes para una determinada exposición, las ordena en la galería de la mejor manera posible, convoca y da difusión a la exposición y realiza su crítica. 

Para la supervivencia de la empresa se necesita una permanente actualización de la información sobre el sector y los curadores de contenidos son los que seleccionarán estos contenidos imprescindibles. Y el el mismo sentido el Community manager de RRHH aportará a los profesionales de la organización esa información filtrada por él imprescindible para su desarrollo profesional. Las tradicionales unidades o departamentos de formación deben iniciar su labor de curación de contenidos para poder ofrecer materiales de aprendizaje y recursos formativos innovadores y novedosos.

En otro sentido el Job Community Manager se ocupará de estimular en todos los colaboradores de la empresa tareas de “content curator”, el filtrado de la información sobre la que son especialistas, de forma que contribuyan a la creación de la inteligencia colectiva, recopilando los contenidos especializados de cada área de la empresa por sus mismos productores y consumidores. Se trata además de una tarea fundamental si queremos estimular el espíritu colaborativo y la filosofía del compartir que debe caracterizar a las organizaciones 2.0 u organizaciones sociales.

Se trata en fin de convertir a todos los profesionales de la organización en “maestros”, en transmisores de su conocimiento y su experiencia al resto de la organización constituyendo así una organización que aprende y que gestiona su conocimiento. 

Convirtiendo a cada profesional en un “curador de contenidos” especializados de su área profesional lo implicamos en el proyecto común de la empresa, recuperamos el “engagement”, el compromiso con la organización, además de valorar su trabajo y su aportación al colectivo.



La función fundamental de un “community manager de RRHH” es fomentar la comunicación entre las diferentes áreas de la organización, provocar la conversación, gestionar el conocimiento interno y contribuir a la creación de la inteligencia colectiva corporativa.

Crear una plataforma o red social interna que reduzca al mínimo imprescindible el correo electrónico y las herramientas de comunicación tradicional, es decir, cambiar la información por la comunicación, lo que creará más confianza y compromiso por parte de los trabajadores, además de ayudar a crear lazos entre ellos, lo que repercute en una mejora del clima laboral.

La mayoría de las Intranets (plataformas internas de comunicación) suelen ser canales de comunicación vertical en las que desde la dirección se transmite la información que se considera oportuna para el buen funcionamiento de la organización sin posibilidad de interacción o, como mucho, dotadas de un buzón de sugerencias o un foro en el que apenas interviene nadie. Estas “intranets” acaban siendo pozos sin fondo que apenas se consultan y que tienen poca o nula utilidad de cara al desarrollo de los profesionales y a la fluidez de la comunicación dentro de la organización.

Transformar ese tipo de Intranet en una Comunidad real será una de las misiones fundamentales de los responsables de Recursos Humanos en los próximos tiempos. En una empresa cada vez más tecnificada y compleja la transparencia, la fluidez de la comunicación y la participación de todos los profesionales en la definición de los objetivos de la organización se convierte en un requisito imprescindible para su supervivencia.

La comunidad corporativa deberá contener un blog corporativo interno en el que puedan participar todos los empleados de la empresa, recibiendo feedback para que ésta resulte lo más eficaz posible y fluya a todos los niveles jerárquicos.

El Job Community Manager organizará la información alrededor de una wiki de forma que no sea un silo estanco, sino un repositorio dinámico que cualquier empleado puede contribuir con contenido original o ajeno,  actualizando contenidos obsoletos o caducados, , enriqueciendo materiales con nuevas aportaciones, iniciando debates sobre temas de candente actualidad para la organización.

Abrirá un call center de atención al cliente interno a través de una herramienta de mensajería breve o microblogging, como WhatsApp, Telegram, Skype, Hangout o incluso Twitter…

Las funciones del “Community Manager de RRHH” serán la de establecer una comunicación efectiva con cada una de las áreas de la empresa, sin excepciones. Todos los trabajadores conforman la imagen corporativa y configuran la cultura de la empresa a través de los valores, las actitudes y los objetivos compartidos.

Será su función también la de comunicar internamente los objetivos de la empresa para que cada profesional desde su puesto de trabajo pueda contribuir a la mejora del servicio o del producto, mejorando así la eficacia de la organización. El poseer una cultura compartida por todos los trabajadores es importante porque posibilita su compromiso con la organización.

Deberá también responsabilizarse del aprendizaje colectivo, de poner a disposición de toda la organización el conocimiento que se genera en su interior y en su entorno a través de Entornos Personales de Aprendizaje (PLE) que permiten la personalización de los procesos de Aprendizaje, a la vez que permiten compartir no sólo los contenidos que suministra el “Community Manager de RRHH”, sino los contenidos que aportan cada uno de los empleados, de forma que se construya una organización que aprende y por lo tanto, que crece.

El Community Manager de RRHH, como facilitador del flujo de comunicación, puede mejorar las relaciones internas entre los profesionales y entre empleados y jefes, dándoles voz en debates internos y en espacios de resolución de problemas y conflictos. 
El papel del Community Manager de RRHH en el seno de las Comunidades Virtuales Corporativas pasará por:

Ser el árbitro en debates y discusiones, reconduciendo siempre las conversaciones al terreno de la profesionalidad. 
Ser portavoz de inquietudes y dudas de la plantilla ante los responsables de cada línea de negocio. 
Ser el promotor de la comunidad estimulando la participación de todos los empleados.
Ser formador y curador de contenido aportando contenido relevante sobre el sector al que pertenezca la empresa. 
Identificar en la comunidad a los líderes naturales y los contribuyentes de calidad para configurar un buen equipo de colaboradores naturales. 
Revisar todas las aportaciones para que no contengan errores o información anticuada u obsoleta. 
Dar toda la difusión posible a blogs y materiales aportados por los empleados para fomentar la participación del resto de la plantilla. 
Medir el nivel de interacciones y aportaciones que se produzcan para evaluar el impacto real en el negocio de la comunidad.



Entradas populares de este blog

Contra el edadismo: Experiencia es libertad

#Madurescencia y nuevos ciclos laborales: por qué el edadismo debe desaparecer.

La nueva madurez generativa: soy bimillenial, comparto y comprendo dos eras.